Oferta en Pérgola Bioclimática

Instalada. Financiación 12 meses al 0% Sin Intereses

Hasta el 30 de Junio.

3x3 en pared. No incluye el IVA. En la Comunidad de Madrid. Instalación Básica.

¡ APROVECHA ESTA GRAN OPORTUNIDAD !

4.816 €

Los inconvenientes de las pérgolas de hierro para jardín

El hierro es uno de los materiales más usados para la construcción de estructuras de todo tipo. Para realizar pérgolas también se ha empleado a lo largo de los años, sin embargo es un material que tiene algunos inconvenientes. Te contamos los pros y los contras de las pérgolas de hierro para jardín. 

Pérgolas de hierro para jardín, lo bueno y lo malo 

Una de las mayores ventajas de las pérgolas de hierro para jardín es su fortaleza. El hierro es muy resistente y va a permitir realizar estructuras de cualquier tipo de tamaño y forma sin temor a que no sea estable. Una pérgola de hierro una vez fijada no se va a mover y va a proporcionar una seguridad completa. 

Esto también quiere decir que tienes plena libertad en el diseño. Puedes hacer una pérgola tipo isla, de estructura independiente, que situes en la parte del jardín que más te guste, tipo cenador o como un refugio a la salida de la piscina. También puedes hacer un diseño que esté adosado a una pared y se convierta en un porche moderno y funcional. 

Principales inconvenientes

Antes de encargar tu pérgola de jardín de hierro es importante que sepas los inconvenientes de este tipo de material:

  • Peso
  • Oxidación y mantenimiento. 

El peso del hierro en el caso de un jardín no es tan grave, porque se fija directamente al suelo, pero en el caso de las pérgolas de terrazas sí hay que pensar en el peso de la estructura. 

Para el jardín el mayor problema de una pérgola de hierro es el mantenimiento. El hierro se oxida y aunque se trate adecuadamente va a reclamar atenciones. Limpieza, mantenimiento de los desconchones, lijado y pinturas con tratamiento especial antióxido. 

Una solución, pérgolas de aluminio 

La alternativa más práctica es el aluminio. Un material que como el hierro proporciona una alta resistencia y va a permitir hacer diseños originales incluso de gran tamaño

Además, el aluminio no se oxida y aunque llueva o haya humedad va a permanecer en perfecto estado. Por lo que supone un importante ahorro en tiempo y dinero para su mantenimiento. Con una pérgola de estructura de aluminio vas a tener la mismo que con una de hierro, pero con la ventaja de que es más ligera y no se oxida.