Oferta en Pérgola Bioclimática

Instalada. Financiación 12 meses al 0% Sin Intereses

Hasta el 30 de Junio.

3x3 en pared. No incluye el IVA. En la Comunidad de Madrid. Instalación Básica.

¡ APROVECHA ESTA GRAN OPORTUNIDAD !

4.816 €

Pérgola para jardín pequeño con techo fijo o móvil

Un jardín, aunque tenga pocos metros, es un tesoro. Es un espacio que da valor añadido a tu vivienda y si quieres sacarle todavía más partido te hablamos de dos modelos de pérgola para jardín pequeño: con techo fijo o móvil. 

Un refugio que vale oro

Una pérgola de techo fijo es una solución perfecta para agrandar el espacio habitable de la casa y aprovechar durante más tiempo la estancia en el jardín. Tendrás la funcionalidad de un porche de obra con la ligereza y modernidad que aporta una estructura de aluminio. 

Dentro de los posibles techos fijos hay diferentes opciones. Una solución sencilla de cobertura es con travesaños de aluminio que crean un espacio con luces y sombras y bien ventilado. 

Otra opción son los toldos. Por ejemplo, los llamados toldos de vela realizados con tela microperforada que protegen de la luz directa y que a la vez dejan pasar el aire favoreciendo una correcta ventilación. Y si lo que buscas es protección ante la lluvia puedes escoger una tela impermeable que garantizará una zona seca, sin embargo debes tener en cuenta que la ventilación en épocas de calor es menor. 

Para lugares lluviosos una buena opción para disfrutar de ese pequeño refugio al aire libre que vale oro es un techo de cristal. Un sistema de protección a base de placas transparentes que permiten pasar la luz, disfrutar de mayor luminosidad y que protegen de las inclemencias del tiempo sea la época del año que sea. Este tipo de pérgola encaja perfectamente con unas cortinas de cristal que ayudan a proteger más la zona de descanso sin restar visibilidad. 

Movilidad en tu pérgola para jardín pequeño

La otra posibilidad en sistemas de cobertura para una pérgola para jardín pequeño es un toldo móvil. Un sistema de cobertura en la que tú decides la temperatura y ambiente interior. 

Con los techos retráctiles nada se deja al azar. Puedes tener la certeza de tener un espacio de descanso con las condiciones que deseas. 

Además, los toldos se pueden personalizar en color, tipo de tejido (impermeable, microperforado, con tratamiento antihongos, protección rayos UV…) y puedes elegir entre sistema de movimiento manual o automatizado.  Un espacio hecho a tu medida.