Oferta en Pérgola Bioclimática

Instalada. Financiación 12 meses al 0% Sin Intereses

Hasta el 30 de Junio.

3x3 en pared. No incluye el IVA. En la Comunidad de Madrid. Instalación Básica.

¡ APROVECHA ESTA GRAN OPORTUNIDAD !

4.816 €

Pérgola de aluminio 3×3 bioclimática

Una de las formas de disfrutar durante todo el año de tu jardín es con una pérgola de aluminio 3×3 bioclimática. Uno de los sistemas más avanzados del mercado que permite controlar la entrada de luz y aire y tener en todo momento la temperatura adecuada. 

Jardín todo el año con una pérgola de aluminio 3×3 bioclimática

Al instalar una pérgola de aluminio 3×3 vas a disponer de un espacio lo suficientemente amplio para tener un comedor, una sala de descanso, una zona de juego o un lugar para secarte después de un baño. 

Un espacio multifuncional que gracias al sistema bioclimático puedes transformar como quieras según la época del año y lo que necesites en cada momento. Puedes instalar tu pérgola 3×3 adosada a la vivienda y convertir este espacio en un porche de estilo moderno, más ligero que una estructura de obra fija. 

Una pérgola de aluminio también queda muy bien en cualquier rincón del jardín. Por ejemplo junto a la piscina para ser el refugio para secarse y tomar un refresco o en un rincón más alejado y rodeado de césped y plantas donde se convierte en un cenador durante las noches de primavera y verano. 

Funcionamiento del sistema bioclimático

El rasgo distintivo de una pérgola bioclimática es la oscilación de sus lamas. Este tipo de pérgolas cuenta con una cubierta formada por lamas de aluminio que se pueden mover. Su oscilación es de 0 a 135 grados, de esta manera se puede cerrar por completo aislando el interior del frío o de la lluvia permitiendo permanecer en el jardín en cualquier momento. Además, las pérgolas bioclimáticas disponen de un sistema de canalización del agua a través de tuberías libres o por solera. 

Por otro lado, el cambio de orientación de las lamas permite mejorar la ventilación y controlar la temperatura interior

El manejo es muy sencillo, puede ser manual mediante una manivela o automatizado. Esta última opción funciona con un motor que puede encargarse solo de variar la posición de las lamas o disponer de sensores de viento, intensidad del sol o de lluvia que se pueden programar para aumentar la eficiencia de la pérgola.